¿Cómo me quiero sentir?

Es una nueva forma de abordar las terapias, los objetivos y el "supuesto" esfuerzo que hay que hacer para conseguir algo, externamente hablando. Es una nueva visión que, tal vez, te cueste asimilar, pero sencilla y eficaz, principalmente a nivel emocional, lo demás la vida va disponiendo o mostrando aquello que hay que elegir y según lo hagas, así te irá...


He decidido renovar casi todo lo que indicaba sobre mis consultas y te pido disculpas si te generó confusión. Es debido a un cambio en mi energía que me lleva a la oración constante, al presente sin más pretensiones porque empecé a escuchar una reflexión que me llegó sobre lo que quería. Pero ¿qué quería? Deseaba sentir algo determinado y buscaba fuera aquello que, creía, me haría sentir eso, pero nunca sucedía y me chocaba una y otra vez, hasta que lo entendí. Me costó comprender más profundamente e integrar el mensaje que me llegó a través de esa reflexión (confirmándose después con el mensaje de una persona), pero ya consigo centrarme mucho más en esta nueva forma de enfocar mis prácticas y mis consultas. Me cansé de esforzarme y vuelvo a recordar que la vida no se esfuerza por manifestar algo, la vida ya es. Yo ya soy y tú ya eres...


La aceptación plena de lo que sucede en el momento presente es la primera parte de tu transformación, por más que la mente quiera que ocurra algo diferente. Desear estar en otro lugar o con alguien determinado. Tal vez queriendo disfrutar de los resultados de algún trabajo, pero no lo consigues... Quizás nunca te sale nada con respecto a ese gran sueño ¿te ha sucedido esto? Si eres capaz de preguntarte si, tal vez, tu sueño es incoherente con la realidad o te empeñas tanto en él que lo alejas, en lugar de manifestarlo...

Yo me he chocado una y otra vez con mis deseos y he intentado muchas cosas..., sé de lo que hablo al decir que soltar los deseos no es cosa fácil, pero cuando te das cuenta de que estás resistiéndote constantemente a lo que es porque deseas llegar a... Tal vez, no quieres vivir una situación determinada porque te cansaste, sabe Dios cuantas cosas puedes estar sintiendo en este momento, pero cuando comprendes que "rendirte" es la mejor solución sin necesidad de creer que tengas que aguantarte con eso que no te gusta, no te aporta, no te llena y confías en que algo va a cambiar, entonces es cuando empiezas a sentirte sin carga (esa que te exiges de conseguir algo determinado) y la vida comienza a manifestarse ante ti de una forma que, muy posiblemente, no te esperes, pero resulta que todo "fluye".  Tú puedes querer algo, pero la vida sabe lo que necesitas y esto se consigue fluyendo.

Así es que, de nuevo, tomé conciencia de que mi verdadera forma es aquella que resulte fácil porque mi energía no está disponible para procesos largos e interminables, o no resiste al no tener la voluntad necesaria para terminar según qué cosas o continuar por un camino duro a base de sacrificio y esfuerzo, todo a base de voluntad en lugar de entrega incondicional fluyendo con lo que es. Finalmente vuelvo más centrada a mi inicio donde la oración con Ho'oponopono y la Justicia Divina están siendo mis principales prácticas, así la paz se hace dueña de mi día a día.

¿Qué te ofrezco?

Después de lo que has leído, ya te harás una idea pero te lo diré: ofrezco otra visión de las cosas o aquello que te sucede, tal vez, algo que no esperabas. Si puedo asegurarte que sirvo de ayuda u orientación para encontrar respuestas o liberación emocional añadiendo ese protocolo fantástico sobre ¿cómo me quiero sentir? y que la vida me presentó para facilitarme las cosas, por eso estoy aquí ofreciéndote mi colaboración y te pregunto ¿quieres facilitar también las tuyas?

 Puedes solicitarme una consulta online por Skype o Facebook y presenciales en Sevilla capital a través del apartado -contacto- o al final de la página.

Tener plenitud es mejor que tener, sólo, momentos felices

Mejor malo conocido que bueno por conocer está pasado de moda, o no siempre es lo mejor... 

Sé que puede resultar difícil entender esta frase, pero veo tantas personas con actitudes (incluida la mía según qué situación) que no dejan espacio ni oportunidad a que la vida nos pueda traer algo mejor, que me sorprendo, incluso, por tanta falta de fe y confianza. Apenas nos cuestionamos a nosotros mismos ni si las cosas pueden ser diferentes. 

Yo soy una persona que ora mucho, pero no desde la oración religiosa, sino desde la visión de Ho'oponopono  y con la Justicia Divina, eso que te molestó tanto, pero que tú se lo entregas a la vida que sabe lo que hay en tu corazón y en el corazón del otro para que las cosas se pongan en su sitio. Funciona SI, ¡ya lo creo! porque lo he vivido y lo sigo viviendo. 

SI ESTO LO HE CREADO YO, TAMBIÉN PUEDO CAMBIARLO YO...

¿Te parece interesante? Hazte dueño de tus pensamientos, creencias, miedos, juicios..., y serás dueño de tu vida, empezando por aceptar lo que ya es, sólo tienes que saber cómo hacer para cambiar.

¿La vida es dura? Para algunos mucho, la verdad, pero ¿por qué hay personas que se vienen abajo en seguida y, en cambio, otras lo aguantan todo? Pareciera que estén hechas de cemento duro y nadie les tumba. Esto es porque nadie es igual a nadie, somos parecidos o muy distintos, pero nunca iguales, mucho menos a nivel de personalidad, y por eso hay que respetar esa individualidad que es la base del propio éxito personal. Tu éxito no tiene por qué ser solamente el obtener algo material, conseguir un puesto de trabajo determinado... Tal vez sea, mayormente, convertirte en una persona diferente de forma que puedas verte con una madurez y seguridad con la que nunca soñaste, después todo va llegando... ¿Crees que toda tu vida tienes que ser esa persona insegura, inmadura, miedosa, frustrada, desengañada, desconfiada...?, esa que sufre tanto y yo sé mucho de eso...
La recompensa de ir cambiando no tiene precio. Alguien sabio dijo una vez: 
"La verdadera locura es querer tener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo". Esto es una realidad, pero no nos damos cuenta de que repetimos siempre los mismos patrones, conductas, reacciones..., y esto viene de lo que hemos aprendido y de lo que traemos grabado en nuestros genes. Tenemos conductas conscientes y otras inconscientes y las que nos dominan son las segundas. Eso que nos cuesta tanto controlar. Eso que terminamos haciendo cuando queríamos hacer otra cosa.