CARTA AL NIÑO INTERIOR NO VISTO

17.11.2022

Al final del artículo puedes descargarte la carta en pdf



CARTA / ORACIÓN PARA EL NIÑO INTERIOR CON LA HERIDA DE NO SER VISTO


Querido niño, mi niño, mi razón de ser cuyo corazón compartimos.

Has de saber que yo ya conozco tus heridas. Yo sé que sufriste porque no te miraban ni veían como tú lo necesitabas. Eso te marcó y te hizo creer que no valías.

Te quedaste con esa creencia porque era la única explicación posible para tu corazoncito inocente necesitado de amor, era la única explicación de por qué no merecías que te vieran, no podía ser otra más que "tú no tenías el suficiente valor" como para que te atendieran como deseabas y sentías que necesitabas.

Pero ahora, me gustaría decirte lo siguiente:

Tú no fuiste responsable del dolor de quienes no pudieron mirarte como merecías.

Tú no fuiste culpable de los problemas de quienes no consiguieron verte como deseabas porque ellos tampoco fueron mirados y carecían de ese conocimiento, también estaban dolidos, eran niños en cuerpos de adultos pero también eran niños heridos.

No tomes esto como justificación, sólo para que comprendas y te quede muy claro que, simplemente, ellos no sabían cómo hacer..., no conocían otra forma porque, sino, lo habrían hecho diferente, estate seguro de esto.

Las buenas noticias para ti es que quiero que sepas que, "a partir de ahora", el adulto soy yo y voy a cuidar de ti siempre.

A partir de ahora, te escucho y te miro siempre. Ya no puedo desconectarme de ti porque ya te vi y soy consciente de tu existencia.

A partir de ahora, yo soy quien te cuida, te mira, te escucha, te siente, te valora y te admira.

Tú y yo tenemos que ponernos de acuerdo para balancearnos con tus historias de niño y con las mías de adulto encontrando las mejores soluciones para los dos y los momentos para cada cosa.

Tú y yo encontraremos la forma de equilibrarnos y portarnos como niños cuando sea el momento adecuado de disfrutar y hacer lo que queramos y como adultos cuando la situación lo requiera porque este mundo necesita de adultos maduros para seguir creando mundo y nuestra propia vida y niños inocentes con el corazón limpio manteniendo la ilusión y una visión más inocente, más sana y más alegre, aunque no siempre resulte fácil.

Cuando podamos jugar, lo haremos, lo estoy deseando.

Las responsabilidades las tendremos que cubrir prácticamente a diario porque tenemos que cuidar la forma de vivir que tenemos y eso lo gestiona un adulto con una visión experimentada y madura de la realidad.

A partir de ahora yo soy tu padre y tu madre. Soy tu conciencia, tu fuerza y tu apoyo. Soy tu protector y cuidador.

Ahora ya puedes relajarte, confiar, ser feliz, jugar, reír. Puedes mantenerte así dentro de mí, eso me ayudará con todas las cosas duras de esta vida.

Puedes confiar en mí cuando no entiendas algo porque yo te lo voy a explicar y sé que lo vas a entender porque eres muy inteligente y yo, como adulto, te voy a ayudar a estar SANO Y A SALVO. Ahora estás atendido. Ya no necesitas mendigar (en cualquiera de sus formas) para que te vean porque ya eres un niño visto y sólo el niño herido mendiga algo, por eso, te recuerdo que YA TE VEO.

Ahora, ya puedes CONFIAR


LO SIENTO, PERDÓNAME, GRACIAS, TE AMO

Puedes descargar esta carta para imprimirla y ponerla debajo de un vaso con agua lleno en sus 3/4 partes como herramienta de Ho'oponopono para apoyarte más en la liberación de tu niño interior. Cambiar (mínimo) 2 veces, mañana y noche. Si tienes dudas, consulta en Internet el vaso de agua con Ho'oponopono.