Cuando la vida te acaricia

16.02.2020


Las caricias de la vida son como si te tocasen el alma...

Ese día subí al autobús...

Era temprano, pero ya se presentó la vida ante mí sin esperarlo. Son esas cosas que te suceden y que sientes como si tocaran tu corazón. Fue como una suave brisa que me hizo sentir entre nubes...

Y es que, subí al autobús ese día que llaman "el día de los enamorados" cuando, de forma repentina, sentí como si una brisa acariciara mi alma. Yo no lo celebro, pero ya se encargó la vida de hacerlo conmigo. Solo fueron tres escalones de ese autobús cuando todo se convirtió en un susurro con una música, una voz, palabras...

Era extraño sentir algo tan dulce dentro de un contexto en el que nada parecía ser extraordinario, sin embargo, por un momento todo se transformó. El medio oscuro y viejo pasillo rodeado de asientos se iluminó como si el sol estuviera allí dentro. Los más que vistos colores de esas tapicerías y barras que nadie parece apreciar, de pronto, se convirtieron en el primer escenario en tan reducido espacio y algo me atrapó como si estuviera en un sueño, el cielo bajó...

Solamente tú..., decía..., tú y tú y tú..., repetía..., y yo no podía evitar sentir que me estaba hablando a mí. Me transportó a un lugar que no se parecía, en nada, a lo que realmente era ese sitio. Sentía como caricias en mi alma y la inspiración para que yo también la acariciara. 

Solamente tú haces que mi alma se despierte con tu luz, susurraba...

Acepta tus heridas, muéstrelas sin temor (yo le traducía) y sentí que la vida estaba curando las mías porque vi el cielo dentro de mi universo.

"Solamente tú y tú y tú..., formas parte de mis olas,

tú y tú y tú..., eres mi cuadro de colores" 


Yo no celebro el día de los enamorados, pero la vida si lo hizo conmigo, me enamoró con sus caricias...


Inspirado en un hecho real con la canción de Pablo Alborán "Solamente tú"