Da sentido a lo que vives

16.06.2022


Encontrar el sentido a lo que vives le dará sentido a tu vida


Cuando le das un sentido a las cosas que vives, parece que esas cosas se colocan o acoplan como si el plano guía del puzle de tu vida ya hubiese estado ahí siempre pero tenías que verlo.

Cuando le buscas el sentido a tu vida, primero tienes que darle un sentido a esas cosas que vives.

Cuando buscas el sentido de la vida, tienes que darle un sentido a todas las cosas que suceden en la vida. Pero todo..., desde un sentido más profundo que la simple mirada de un intelecto que no sabe nada de profundidades.

La ambición interior que se necesita para poder recorrer el camino del interior combinándolo con el exterior es bellamente definido por Wayne Dyer en su película "El Cambio" y cuyas palabras, aproximadas, utilizo como inspiración:

Ahora, el sentido de la vida se hace combinando la ambición y empiezas a ambicionar otras cosas, así, ésta se convierte en un objetivo teniendo que aprender a convertirte en un observador y dar un paso atrás.

Este es el paso atrás al que voy a hacer referencia en el siguiente párrafo.

Cuando sabes que si dices algo y, según la observación (percepción), ves que es muy probable que obtengas o generes una respuesta desde la reacción egoica de quien/es escucha/n (sin el ánimo de juzgar ni cuestionar nada ni a nadie), comprendes que es mejor callar antes que hablar. Ya llegará el momento en que las cosas que se necesiten saber se sepan. Aquello que es importante para seguir evolucionando aparecerá y podrá expresarse desde un contexto en el que no se tergiverse ni el mensaje, ni el sentido del mensaje.

En cambio, provocar esa tergiversación y defenderse es luchar contra lo que se está resistiendo frente a ti, estás creando tu propia resistencia. Esta es la lucha de la que yo quiero liberarme.

Esa sensación me ha acompañado desde que tengo conciencia de esto. El observador observa y percibe, aunque pueda equivocarse porque esté bloqueado y afectado por las vivencias personales y habló su representante innecesariamente, al igual que se defendió por la necesidad, en algún momento de su vida, de haber sido defendido, por ejemplo.

El observador ya estaba en mi y tengo que experimentar un error tras otro en la comunicación que no hace más que confirmarme la importancia de esperar el momento oportuno. 

Ser consecuente con la importancia verdadera que tenga eso que se desea comunicar y no sólo la necesidad de ser escuchado, reclamar, confesar o descargar el mensaje por el dolor que pueda haber detrás.

Como ves, si he conseguido expresarme bien con estas palabras, comprenderás que ya hay un maestro interior dentro de cada uno de nosotros pero hay que observar, observar, observar..., en lugar de reaccionar y querer responder rápidamente a todo o defender todo tipo de causas sin conocer la causa primaria (más profunda) que está detrás de la causa aparente que quieres defender (valga la redundancia).

Para permitir y entregarse a algo "más allá" de ti (espíritu, conciencia, universo o vida en el más amplio sentido de la palabra...) para que te guie, te obliga a desapegarte de los posibles resultados que han pasado a un segundo plano (querer tener la razón o ganar un pleito, por ejemplo). Esto te permite no tener que pelear o luchar más para que las cosas se te presenten. Cuando hay que presentar una denuncia por ser una causa justa, se hace y ya está pero la lucha como tal, no, ésta es el resultado de los errores mentales del humano con su pérdida de poder albergando creencias falsas y limitantes, al igual que miedos, juicios (derivados de esas creencias), inclinaciones y un largo etcétera. Entendamos que en la lucha hay juicios, exigencias, competencia y comparaciones. Quien merece y quien no merece. La justicia humana, en muchas ocasiones, no es la justicia divina porque no contempla el más allá de las causas por las que han sucedido las cosas que están en el telón del juicio. Las consecuencias se pagarán, eso es otro asunto, pero la verdad más profunda pocos la entienden porque no son capaces de verla.

En este camino de encontrar un sentido a la vida que vives y lo que haces en esta vida, es interesante plantearse todo esto y, para ello, repito más palabras de Wayne Dyer en la película - El Cambio -: Ya no eres la persona que hace que sucedan las cosas sino la que permite que aparezcan y, ahí, la lucha ha desaparecido. En una denuncia también puedes ser esa persona que "permite" que la solución aparezca en lugar de luchar contra el malo y lo injusto. Y, para finalizar con tantas palabras que me inspiran, éstas se llevaron el premio:

 "No te mueras con tu música dentro de ti"

Yo estoy caminando hacia la forma correcta de tocar mi música porque no quiero dejar que se quede dentro de mi antes de retirarme de este mundo y cuya traducción sería algo así como:

Expresa tus dones como una música que tocas para tener una vida con sentido, no la dejes dentro de ti