EMPIEZA POR POCO           NO POR IMPOSIBLES

06.07.2022



Tienes tanto que organizar que no sabes por dónde empezar... 


No tires de tu fuerza de voluntad para todo.

¿Por qué? porque esta energía tiene un límite y hay personas que tienen menos que otras. La voluntad suele ejercer su papel cuando hay alguna motivación por lo que, si la pierdes por el motivo que sea, ya no podrás tirar de ella, puedes cansarte o desanimarte antes de lo que imaginabas y llegará la frustración y el autojuicio. De hecho, cuando esto sucede puede costar el volver a intentar algo, por eso, no tires de la voluntad, tira de los micro hábitos.

Anota todos los hábitos que desees crear pero no empezar con todos ni del todo sino por ejercicios o acciones mínimas. Por ejemplo, quieres aprender a mantener ordenado tu espacio (armario, sala, cocina...) puedes empezar por mantener ordenado, siempre, una cosa (objeto), ya se trate de los paños, de la tostadora, de los cubiertos..., escoge sólo una cosa y cuando te hayas acostumbrado verás cómo puedes añadir otro micro hábito con otro objeto. Si se tratara de querer adquirir el hábito de meditar, por ejemplo, podrías empezar con 1 minuto al día, por más tonto que parezca, así no necesitarás tirar de la voluntad ni de la motivación y los minutos irán aumentando sin esfuerzo hasta donde desees.

Aprender idiomas, un ejercicio físico, lectura, repaso de documentos y agenda... Hay un autor que recomienda abrir, simplemente, la portada de un libro en el caso de querer adquirir el hábito de leer. Pues eso lo aplicas a la casa.

La organización y el orden en la casa se aprende y, además, se tiene en cuenta la disponibilidad energética de la persona.

Prioridades. Empezar por lo que realmente es necesario y generar un orden con eso y llegas hasta donde puedas. Las cosas no cambian en 2 días. Dosis de paciencia y tolerancia con uno mismo. Esto ayuda a flexibilizar la importancia de las cosas y enfocarse en lo más importante con menos quebraderos de cabeza y autoexigencia.

Saber tirar (es aprender a soltar)

Pregúntate ¿Qué necesito realmente?, ¿"X" lo necesito?, ¿Me hace feliz tener esto?

¿Lo tengo sólo porque fue un regalo? ¿Es algo espiritual y pienso que si lo tiro estoy haciendo algo malo? Hazte preguntas...

Hacer hueco en los espacios poniendo límites en el número de cosas basándote siempre en el espacio del que dispones. Ayuda en el autocontrol y autoconfianza porque te das cuenta de que no necesitas tanto y eres capaz de decidir qué hacer con eso.

Si el cubo de basura es de 10 L porque tienes una cocina pequeña, ese será tu límite de basura a llenar y tirarla. Si te caben 5 L sólo de reciclados, ese será el límite para ir a tirarlo cuando se haya llenado. No te enfoques en llenar del todo (a tope) la bolsa para tirar menos plásticos sino, más bien, en aprovechar la salida y así evitarás acumular en la casa por un concepto que no es necesario ya que siempre te puedes quedar con la bolsa después de tirar lo que hay en su interior. Te adaptas al espacio porque éste tiene unos metros inamovibles. 

No utilizar más espacio del disponible en los armarios, hacer lo posible. Para tener un armario ordenado y con espacios libres ¿Cuántos pantalones, faldas, vestidos...,crees que deberías tener? Si te caben 15 prendas de cada tipo, varía el número según lo que más te pones (chaleco, ropa interior, lo que sea...), encuentra el límite de prendas a tener.

Te pones límites y, en consecuencia, los pones en tu vida.

Si es una casa demasiado pequeña tendrás que arreglártelas para aprovechar mejor todo pero "sin saturar". Tal vez un orden vertical, de arriba hacia abajo jugando con las alturas y el que puedas en horizontal que equivaldría a los m2.

Recuerda, saturación de cosas innecesarias a la vista genera estrés visual/mental.


Deshazte de tu bola mental, ideas confusas, preocupaciones, emociones negativas, sentires a través de deshacerte de lo que no te sirve, no utilizas, no te gusta y todo lo que esté en mal estado o roto, si no lo necesitas.



RESUMEN

Micro hábitos en lugar de voluntad. Ayuda con la confianza y evita la frustración

Prioridades, organiza, calma y flexibiliza la mente

Tirar, soltar te libera

Poner límites, ayuda con la propia capacidad

Sin saturación, evita el estrés..



Todo esto te ayuda a mirar más por ti, cuidarte, comprender cuánto necesitas y lo que no quieres más en tu vida mejorando tu paz y confianza, también ayuda a sanar.

PERO, SI ALGUNA VEZ PIERDES EL ORDEN, LA ORGANIZACIÓN O LA DIRECCIÓN..., NO PASA NADA..., NADA NI NADIE ES PERFECTO Y, SIEMPRE, PUEDES VOLVER A EMPEZAR PERO CON LA VENTAJA DE QUE YA SABES QUÉ HACER