Lo sé...

27.06.2020



Lo sé, sé que lo has pasado mal...

Sé que, la mayoría de las veces, no te escucharon por más que lo intentaste.

Sé que, casi nunca, te tuvieron en cuenta y eso te llenó de frustración y desilusión.

Sé que, casi siempre, alguien se adelantaba a tu voz y te quedabas con la necesidad de ser escuchado hasta que perdiste la esperanza.

Sé que arrastras creencias como que no mereces algo mejor en casi todo lo que vives.

Sé que pocas veces (o ninguna) te sentiste importante, fueron tantas cosas...

Sé que tienes una lista muy grande para superar, pero no olvides nunca que esto es como en el colegio, vas pasando niveles de conciencia y, a más sabes y sanas, menos te cuesta el siguiente nivel, así es que, no te preocupes demasiado. Esa es una de las cosas que aprenderás, que cada vez te costará menos avanzar.

Cuando yo trabajo con mis herramientas y mis conexiones, suelo sorprenderme de todo lo que sale...

Cuanto pueden dar de sí los sueños (tradúcelos).

Cuanto pueden expresar los acontecimientos causales que te suceden día tras día o lo que llamamos mensajes y señales. Escúchalas y tenlas en cuenta, no las dejes pasar por más tontas que parezcan, siempre te están hablando.

Al final consigues conectarte con la vida y eso te ayuda a confiar haciéndote cada vez más fuerte. Te sentirás más protegido y, cuando veas todo lo que has conseguido, tal vez algún día expreses algo como:

Quiero inspirar al mundo para que sigan el camino de su corazón porque la recompensa es inmensa.

Quiero rodearme con la música de la vida, bailar con ella porque me inspira y así la felicidad que me invada la podré compartir contigo.

Quiero ser la luz que guíe mi vida a través de lentes transparentes para ver el camino correcto.

Y, si algún día me preguntas cómo puedo inspirarte, te diré: 

Siendo yo, primero..., siguiendo la música que llevo dentro.

Siendo la conexión perfecta con mi corazón y, entonces, me cruzaré contigo y...

NOS CONECTAREMOS