Los milagros existen

27.02.2020


Los milagros existen y orar correctamente permite que la vida se muestre ante ti llenándote de momentos y transformaciones mágicas.

Cuando te abres a lo que te llega, aquello que te sucede y deseas cambiar, orar merece la alegría porque "algo" se transforma, cuando menos lo esperas.

Pero ¿qué es orar? Y es que, las personas podemos tener conceptos diferentes sobre "orar". Yo me encontré la más fácil y la más milagrosa, desde mi propia experiencia (aunque también tenga testimonios de otros), es de la única que hablo y voy a seguir hablando. Se trata de las oraciones con Ho'oponopono y una actitud que ya tenía desde siempre, pero que no le ponía nombre y hoy la llamo: La Justicia Divina. Es cierto que no todos venimos con ciertas características algo fuera de lo común, pero todo se aprende, hazlo y verás.

Soy testigo de muchas cosas, sucesos increíbles, cambios, transformaciones y, por ello, ahora digo que "orar merece la alegría". No se trata tanto de con quien te tropiezas, sino de lo que haces con lo que te sucede. Se trata de esa entrega, esa aceptación y oración.

No te aferres a las cosas ni a las personas, quédate con los mensajes o lo que te está enseñando y ora. Entrega, suelta y confía. Deja que sea. Deja que se vaya o deja que esté... Vete si es lo que sientes, quédate si es lo que deseas. Confía que lo mejor será... El hágase tu voluntad y no la mía es ese soltar a la conciencia que forma parte de ti y que sabe mejor que tú lo que es correcto para ti. Se trata de un bien común, pero tú pides por y para ti, pides desde tu experiencia.

Pide y se te dará

Pregunta y obtendrás respuestas

Da y recibirás

Pero...

Pide aquello que no dañe a otros, se trata de tu sanación. Mi frase favorita ¿qué hay en mí que tiene que ver con esto?

Haz preguntas relevantes que te ayuden en el camino y la resolución de tus problemas.

Da para bien y recibirás lo mismo, sin dependencia ni creer que estás obligado, esto no funciona así. Nada de pena ni compromiso, ha de ser desde la coherencia de: 

Pienso, Siento y Hago..., lo mismo

además de una actitud de humildad y entrega sana, esa es la verdadera ayuda, pero entrégaselo a la vida antes que al otro.

Así es como puedes alinearte con la vida para que te muestre el camino y ésta va a empezar a mostrarse ante ti. En verdad, ya lo hacía, pero es posible que no estés atento. Cuando lo consigues, no paras de ver señales por todas partes y pequeños milagros. Aprende a ver los mensajes y siente cómo la vida te habla.

No se trata de eso que uno es capaz de soñar o lleva toda la vida soñando, se trata de eso que JAMÁS pensaste que podría suceder, esa es la verdadera magia. No entraba en tus planes, se sale de todo lo que tu mente podría haber imaginado porque ésta es limitada.

La magia de la vida se hace ver a través de las experiencias transformando aquello que podía parecer imposible y así aprendes que la vida SIEMPRE te sorprende.

Así trabajo yo con la Justicia Divina y cada día me sorprendo más con tantos momentos mágicos. 

Mis brazos quedan abiertos al mundo para seguir caminando ante la vida que no para de decirme 

"ESTOY AQUÍ"