Por fin estoy así

28.02.2020


Sentir lo impensable, por fin...


Ahora ya no importa el tiempo ni cuántos encuentros, aunque haya deseos.

Ahora, ciertas cosas que antes pensaba ya no tienen sentido, tú me has hecho sentir de otra manera.

Contigo, he cogido eso que no me servía y me mantenía atrapada por tiempo, tanto, que sonaba a eterno y ahora, por fin puedo tirarlo a la papelera, ya sé lo que se siente.

No importa dónde estés o que no pueda verte, importa que te lleve dentro porque mirarte a ti me ha hecho mejor persona, entendiendo que nadie es dueño y no por eso dejar de merecer.

Eso en lo que antes me empeñaba y que no servía de nada, ya no está y jamás pensé que podría sucederme a mí. Jamás pensé que tu brisa podría rozar mi piel tan de cerca que he podido entenderla.

Y ahora, por fin, estoy así..., con nuevas sensaciones que me llenan y, a la vez, me ayudan a vaciarme de todo lo que ya no me servía, no merece la pena. 

Contigo he aprendido que nada merece ser juzgado, eso sólo me mantiene presa y me he convertido en algo que nunca podría haber imaginado, tú has sido la prueba del milagro. 

Es ese escuchar incondicional y entrega sin condiciones, aunque nada suceda, haciéndome entender que la vida merece ser vivida, pero cada uno a su manera. Sentir la diferencia como una dicha para enriquecerme y no como una lista de motivos que me empobrezcan.

Ahora conozco de ti lo que nunca imaginé, todo lo que quería saber y reconozco en mi lo que, sin ti, no hubiera podido ver. Que, a tu manera o a la mía, la vida sigue siendo un cuadro para pintar donde cada uno pone sus colores y poder expresar después lo que esté escrito. 

Contigo o sin ti,  por fin, siento que ya puedo vivir.


Dedicado a tres almas que el destino ha tenido el capricho de cruzar. Está basado en un hecho real e inspirado con la canción "Por fin" de Pablo Alborán