Posibles efectos al practicar con el vaso de agua 

27.08.2020

Esta fotografía es la ilustración que comparto sobre el vaso de agua y puedes verla también en el apartado Galería


Hablo mucho de la herramienta del vaso de agua (suelo recomendarla), pero comprendo que muchas personas no saben lo que repercute o qué puede suceder (nunca se sabe) y, por ello, he decidido compartir este artículo haciendo referencia a los posibles efectos y cómo actuar. Por supuesto, me baso no sólo en lo que he aprendido por leer y escuchar sobre Ho'oponopono, sino por mi propia experiencia en los más de 6 años que llevo practicándolo.

Los efectos pueden suceder con todas las herramientas de esta técnica, pero al ser un hecho real el poner un papel escrito debajo de un vaso de agua y no algo que piensas o dices como en la repetición de los mantras y palabras de Ho'oponopono, tomas más consciencia de que, lo que te suceda después, pueda venir de "eso" que estás haciendo, es decir, de eso que escribiste y pusiste el vaso de agua encima. Pase lo que pase, sigue cambiando el agua y si tienes que poner nuevos papeles por nuevas situaciones o recuerdos, sensaciones, sentimientos, emociones que te están surgiendo, hazlo.

  • Se puede sentir cierto malestar, angustia, ganas de llorar sin tener un motivo aparente. Acéptalo, date cuenta que se están removiendo las memorias para sanarlas. Las memorias tienen que salir de alguna manera, esas emociones y por eso sientes todas esas cosas. También puede ser por la resistencia de esa parte de tu mente que no quiere soltar esas memorias.
  • Aparece alguien repentinamente y nos quedamos sorprendidos. Atento, no sólo a la persona, sino a la situación. Cómo viene o qué actitud tiene esa persona, qué te dice... Las memorias se van a representar a través de esa ella para que las puedas ver. Cuando se necesita aprender algo, vas a tener que verlo, sí o sí. Entonces, no te aferres a la persona en sí, a lo que "parece" que es o a la apariencia de la situación donde tú pones tus propios juicios, miedos, creencias, necesidades..., y practica oración de Ho'oponopono con eso que sientes al aparecer esa persona y de ese modo, con eso que te dice o te hace. ¿Cómo te sientes? Si no te gusta, pregúntate ¿cómo te quieres sentir realmente? Esto te confirma que tienes que sanar esas memorias que tienen que ver con lo que has escrito y puesto debajo del vaso de agua, has atraído "algo" (ya sea persona, suceso, objeto...) que ha hecho que te sientas de esa forma que no te gusta. Entrégalo y empieza a plantearte cómo quieres responder a esa situación y a esa persona. A veces, una vez visto lo que te está haciendo ver y teniendo en cuenta que el primer paso para sanarlas es darse cuenta o tomar conciencia de la memoria (emoción, sensaciones, sentimientos, pensamientos...), al practicar la entrega en oración y mantras (palabras gatillo de Ho'oponopono o la frase "lo siento, perdóname, gracias, te amo") todo eso va desapareciendo y, si tienes que actuar, lo harás de una forma que ya no sufres, sentirás seguridad y paz interior, de eso se trata
  • Sucede algo que no esperabas que te quedas "uff". Es lo mismo que con las personas. El suceso en sí te hace sentir de una forma determinada, obsérvate y mira si es parecido a lo que sientes con lo que has escrito en el papel o tiene algo que ver, si está relacionado. Haz lo mismo que en el caso anterior o de las personas. Ora, entrega, practica y que puedas responder desde ese estado de paz o inspiración. Lo importante es darte cuenta, repito, de lo que te hace sentir ese suceso, esa situación. ¿Cómo te sientes? primero y, después, compáralo con ¿cómo te gustaría sentirte realmente? Ahí puedes ver si hay incoherencia entre lo que deseas y mereces con lo que está ocurriendo. Eso es lo que tienes que sanar.
  • Cualquier cosa que suceda que te sorprenda de alguna forma (agradable o no), ya sea dentro de ti o fuera, observa qué relación puede tener con lo que has escrito y expuesto. Si no le ves relación ninguna, acepta igualmente porque la mente no sabe cuánto hay detrás de esas memorias que desconoces. Acepta y haz lo mismo, ora, entrega... Una frase interesante y que te impedirá sabotear tu trabajo y oraciones podría ser la siguiente: 
  • "Aunque no veo qué relación pueda tener esto que me está sucediendo con lo que yo he pedido, acepto que si ha aparecido por algo será, igual tengo que sanar esto antes de poder sanar lo que me está afectando ahora y que sí conozco porque lo vivo pero, aun así, yo me amo y me acepto tal y como soy con todas las cosas que me van apareciendo y, además, me doy la oportunidad de que cosas mejores puedan llegar a mi vida por aceptar esto. Todo por la gracia y por los medios perfectos (esto significa que Dios, Universo, Vida, tu ser..., nunca mueve las fichas para beneficiarte a ti y perjudicar al otro, todo se moverá según lo que cada uno tenga en su interior, la intención que hubo, la ley de causa y efecto). Y, YA ESTÁ HECHO. Gracias, gracias, gracias".

Sin acción no hay cambio posible. Orar y entregar es una acción desde el interior no desde fuera, es acción porque es una intención junto con una elección o decisión. Elegir es "hacer algo", independientemente de que si fuera se ha hecho algún movimiento, o no, eso se verá cuando llegue lo que tenga que llegar.