Herramienta para el sufrimiento

10.05.2020


Para todas esas preguntas, comentarios, desahogos..., toma nota de esta herramienta o práctica interna:

Enfermo, me estreso, sufro, me angustio y un largo etc., porque estoy con quien no quiero estar. Porque estoy con alguien que no es bueno para mí, aunque le quiera, aunque me guste. 

Gustar o estar enamorado de alguien no significa que haya que estar con ese alguien si no es bueno para uno (sólo trae lecciones y cuando las entiendas y sanes, sanarás eso). Querer a alguien no implica compartir si la actitud de ambos es incompatible, se sufre seguro.

Lo siento, por aquello que está en mí que no consigo... romper con esta persona, por ejemplo. Tomar la decisión que me hace bien a mí y no sólo al otro. Dejar de ser tan excesivamente compasivo. Dejar de mirar tanto al otro, sus beneficios y empezar a mirar hacia mí comprendiendo que yo también merezco lo mismo.

Lo siento por aquello que está en mí (los programas de mi mente, las memorias, las creencias falsas, falta de valor y de estima, anulación, incapaz de poner límites...) que estoy utilizando al otro para bloquearme, impedirme, anularme, abusar de mí y lo permito porque se trata de "darme cuenta" y cambiarlo. Orar también lo cambia si se sabe hacer.

Lo siento por las memorias que hay en mí que estoy utilizando a... para sabotearme porque, igual, creo que no tengo derecho a estar mejor, no soy merecedor de, tal vez crea que no importa tanto lo que yo deseo o lo que a mí me gusta... Quizás creo que es normal desvalorizarme ya que no sé cual es mi valor o qué valor tengo y por eso estoy con alguien con quien no me siento valorado, apreciado, tenido en cuenta, entendido, comprendido... (mujeres y hombres, da lo mismo).

Ya no me gusta esa persona y sigo ahí con ella por circunstancias. Si nadie me pone un cuchillo para aguantar tal o cual cosa, está claro que hay algo en mí que me impide ver mi verdad, mis derechos que lo mismo ni los conozco. Tengo  muchos miedos, poca claridad y nada de fe en que la vida me puede ayudar.

 ¿Por qué otros no lo permiten y yo sí?, ¿qué me pasa a mí para permitirlo? En el caso del cuchillo también tendría posibilidades derivando a la vida, la divinidad, Dios o el Universo, esos programas de mi mente o memorias que han hecho que yo utilice al otro para agredirme, atacarme, obligarme, someterme. Desde la perspectiva espiritual todo tiene un sentido, aunque cueste aceptarlo ya que yo misma he dicho "si esto es de tal o cual forma..., para mi esta vida no tiene sentido". y es que, normalmente, se trata precisamente de darme cuenta de lo que para mí tiene sentido y lo que no y así poder cambiarlo. 

¿Quién de mi clan sometió a quién...?

¿Quién de mi familia abusó de... y yo lo estoy repitiendo? Fidelidad con ..., aunque no sea honesto lo que hago o estoy reparando haciendo todo lo contrario. Ley de Causa y Efecto, todo tiene una causa y el efecto es lo que vivo.

¿Quién anuló a quién...?, y un largo etc.

Sé que culpas al otro, pero si te vas a este tipo de oraciones y ejercicios, dejaras de hacerlo y te explico por qué es resolutivo: porque cuando culpas al otro estás dando por hecho que tú por ti mismo no puedes hacer nada. Si crees que es culpa del otro significa que crees que tú no tienes nada que ver en el asunto y no tienes que hacer nada en ti,  sólo el otro puede cambiarlo sin darte cuenta de que hay algo en ti que te tiene atado al otro: el rencor, odio, lo que hizo bien y lo que no. Lo que te lastimó, deseos de justicia, etc. Al menos, aquí puedes decir simplemente:

"Justicia Divina con esto que me está sucediendo, por la gracia (de Dios) y por los medios perfectos y ya está hecho. Hágase tú voluntad y no la mía, no seré yo quien intente hacer justicia, lo siento, perdóname, gracias, te amo".

[Todo son memorias. Pueden ser tuyas propias o del clan familiar (mucho más frecuente de lo que imaginamos)]

"Suelto, perdono y me libero".

Suelto lo que hay en mí (recuerda, esas memorias de miedo, creencias...) que me han hecho vivir esto.

Perdono lo que me hicieron porque yo lo permití o lo atraje sin poder defenderme. Una memoria en mí hizo que atrajera el abuso (ley de causa y efecto = karma > solución = Justicia Divina). Igual en otra vida yo abusé... y no se ha sanado porque esa persona quedó con la emoción del trauma atrapada y ahora lo resuelvo yo pasándome a mí, pero eso no significa que yo tenga que sufrir igual. Al vivirlo, es obvio que no he evitado el suceso, pero puedo evitar que vuelva a pasar sanándolo y cambiando la energía, cambiando la información que hay en esa memoria llevándola a su perdón: suelto, perdono y me libero de eso que me hace tanto daño. Entonces ya no me sucederá más, pero lo mejor de todo, ya no le sucederá a mis descendientes.

Perdono por lo que me hicieron y se lo dejo a Dios, la vida, el Universo ¿por qué? Porque sólo Dios sabe la verdadera intención del otro, el verdadero error, lo que hay en el corazón del otro y en el mío, por ello ¿Quién mejor que Dios para tomar manos en el asunto y hacer Justicia?

Este es mi lema, puedes probar, te aseguro que obran milagros. Pero debes soltar y confiar. Si te preocupas le estás diciendo a Dios que no confías y no podrá ayudarte, no le dejas con tu preocupación y falta de confianza. Después tomarás las decisiones que tengas que tomar, harás lo que tengas que hacer y si es el caso de denunciar, también.

Esto es como una tubería: si la atascas no podrán venir las soluciones y el atasco son las "preocupaciones y las quejas". Si te quejas es porque estás culpando al otro y tampoco dejas que Dios te ayude ya que estás entretenido con tu papel de víctima por el daño recibido. Esto es muy común, no pasa nada..., se trata de que te des cuenta y lo SUELTES, suelta aquello que te tiene atrapado.

Ahora ya tienes una de las claves de mi trabajo interior ¿te animas a practicarlo?

SUELTO, PERDONO Y ME LIBERO.

SUELTO Y DEJO IR

SUELTO Y CONFÍO 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Vaso de agua (sin llenar del todo) encima de un papel donde pones tu problema y el agua la cambiarás dos veces al día. Insiste y verás qué sucede..., pero no esperes nada, simplemente, suelta y confía.

Ah, esto es sólo un ejemplo de resolución de un problema, no es religión, es oración, fe y conexión.

Gracias, gracias, gracias.