La sabiduría sana el Karma

14.03.2020

La sabiduría borra el karma y buscar tu paz interior lo libera.


Sabiduría es igual a tomar conciencia verdadera de las cosas. Es una comprensión profunda y esto ayuda a la sanación o resolución de lo que quedó pendiente o no fue resuelto en otras vidas, tal vez por nuestros ancestros de los que arrastramos memorias, al igual que del colectivo (la sociedad). La información no se pierde, todo está ahí y lo que no se resuelve se repite una y otra vez, por eso cuesta tanto cambiar una sociedad entera, porque requiere del cambio de conciencia de cada uno de sus habitantes, aunque siempre está la masa crítica (el mínimo necesario para que se produzca un cambio).

Ahora, tenemos la oportunidad de desarrollar todas estas cosas de una forma muy amplia y mucha más facilidad para ayudarnos cuando antes hasta te podían matar (casi) por cualquier cosa. Ya podemos expresar, cada vez más, lo que pensamos y sentimos sin miedo a posibles represalias.

Lo que te provoca el presente es parte de tu pasado y será parte de tu futuro y sin la experiencia, no hay aprendizaje. Pero eso no significa que tengamos que experimentarlo todo en esta vida, sino que dependerá de lo que sintamos o con lo que vibramos. Según lo que elijamos, así nos irá. Algunas veces nos equivocaremos, otras acertaremos. En ocasiones, eso que pareció acertado, después resultó que no lo era tanto y viceversa. 

De todas formas, si siempre se te repite lo mismo en alguna circunstancia de tu vida y no son cosas que te agraden, puedes cuestionarlo y observa o reflexiona sobre su posible causa. Cámbiala y dejará de repetirse porque cambiaste las memorias que lo provocaban. Con respecto a esto, tengo una buena noticia, no siempre tienes que saber qué lo causó, a veces sólo tienes que entregarlo a la divinidad (o como lo quieras llamar), soltar y confiar. Si no sabes cómo, yo puedo explicártelo. 

En este mundo, tenemos muchas atracciones y tentaciones que nos desvían de nuestro verdadero propósito. Puede resultar muy gustoso estar aquí si vives una gran vida sin apenas preocupaciones ni pruebas que superar, pero si has venido a aprender y no lo haces, tarde o temprano se te caerá el techo encima. El techo de tu construcción maravillosa en la que te lo pasas tan bien, pero en la que no estás tomando conciencia de nada. No es que alguien quiera hacerte la faena, no, es que lo has elegido tú para evolucionar como alma y si te cambia todo, es porque ya te "toca" cambiar tu conciencia sobre lo que estás viviendo.

Lo que da mayor satisfacción (al menos desde mi perspectiva) es disfrutar con conciencia. Hasta lo que no es de buen gusto, cuando se tiene conciencia sobre el asunto, se vive de otra manera. Es entrar en una relación de forma consciente con lo que se está viviendo y lo que está sintiendo cada uno. Es entrar en una operación (cuando te tienen que intervenir) consciente de la posible causa y de que ya hiciste todo lo posible para encontrar diferentes soluciones y no conformarte con la primera versión, opinión ni paradigma. Es entrar en una conversación consciente de lo que se quiere escuchar, trasmitir y lo que no, pero sin juzgar. Se aprende de "todo" y se disfruta de "todo" como si hubiera un estado de paz intrínseco, dentro de uno mismo, percibiendo las cosas desde esa paz. Aunque no guste, se ve diferente, se está en paz con eso y es "muy liberador".

Es otro paradigma mental que se acerca más al interior que a poner el foco en lo externo. Lo externo se aprovecha, se vive y se tiene en cuenta, pero la actitud emerge de una parte interna que está basada en la paz personal. Esto cuesta mucho conseguirlo, pero eso no significa que sea imposible, lo importante es empezar.

¿Quieres irte de este mundo consciente o inconsciente?

¿Quieres irte de este mundo en paz o en guerra?

Si te vas en paz, tal vez no vuelvas, ya aprendiste, pero si te vas en guerra, seguro que vuelves porque tendrás muchos "asuntos pendientes".

Haz lo que tengas que hacer lo mejor que sepas y puedas, pero...

Busca tu paz, nadie puede hacerlo por ti.