Una mariposa blanca...

25.06.2020

Pequeña mariposa blanca...

Esa pequeña mariposa blanca que revolotea delante de mí como si quisiera llamarme la atención y hasta conquistarme la visión. Su sencillez y ligereza me recuerda la amistad con la vida, la delicadeza y la libertad.

¡Vaya!, la vida me está queriendo decir algo, ya es la segunda que se me cruza.

Transfórmate, lo doloroso te puede llevar a lo más maravilloso.

Por más bravo que parezca el mundo en su parte cruda, todo puede florecer. Sé libre, sutil y delicada, a la vez que sencilla, pero no pienses que eso te hace débil. La mariposa es delicada y no por eso tiene miedo de mostrarse, es fuerte y valiente.

Y ahora, se me cruza Lindsey Stirling (maravillosa creatividad) con su nueva creación "Between Twilight" (entre el crepúsculo), en la que aparece ¿una mariposa de luz? (y más...). Esto vuelve a sacarme de la rutina exterior y conectarme con mi parte creativa. Me encanta nombrar a todo el que me inspira y ahí abajo os pongo el vídeo.

Tal vez la vida quiere que encuentre la forma de bailar con ella desde la libertad y esa belleza sencilla, me conecta con la bondad. He tenido muchos momentos en los que he podido ver lo peor de mí y me ha costado lidiar con ello, pero cuando he salido de ese camino con senderos pedregosos, fangosos o de arenas movedizas en los que me quedo atrapada por tiempo, sintiendo una gran confusión, como si estuviera absorbida y nada tuviera solución, aprendo a levantarte y salir como un rallo a la primera piedra con la que me vuelvo a topar porque ya conozco el terreno. Ya conozco el fango, ya sé de las arenas que me atrapan. Ya caí, pero aprendí a salir.

Ahora me queda sumergirme en un mundo que pareciera estar guiado por luciérnagas que iluminan el camino y siento que me posan sobre algodones, soy la princesa de mi cuento de hadas.

¿Qué haría yo sin mi inspiración? ¡Oh, qué triste soledad podría ser eso, después de haberla descubierto! No importa cuántas veces la añore porque en ocasiones no la sienta, ésta siempre vuelve. Siempre llega un momento en que siento la necesidad de sentarme y conectar con la música que hay dentro de mí para expresarla, tal y como decía el Dr. Wayne W. Dyer:

no te mueras con tu música dentro de ti", 

frase que me impactó y la tengo reflejada en mi libro.

¿Cómo podría crear el músico música sin inspirarse?

¿Cómo podría crear el pintor un lienzo sin su inspiración?

¿Cómo podría yo crear estos textos sin conectarme con mi interior?

Así sucede, entras en tu mundo mágico donde todo es posible y en el que hasta lo más insignificante puedes hacerlo grandioso, deja que llegue tu inspiración.

Transforma tu sentir en un sinfín de palabras, pinceladas, sonidos..., que bailen sobre una pista, esa en la que todo es posible y, recuerda, no te dejes nada dentro.

El escritor soñador que comprende esto, entenderá lo que se siente con películas como:

"Cuando menos te lo esperas" (o Alguien tiene que ceder) en la que Diane Keaton hace el papel de una famosa escritora divorciada y siempre recuerdo una de las escenas en las que escribe y llora, escribe y llora..., llena de drama provocándome la risa, ¡qué encantadora...!

"Un verano para recordar". Película en la que Hilarie Burton hace el papel de una escritora que no tiene argumento todavía para su nueva obra y su editora la invita a pasar el verano en la casa de sus padres de París para ayudarla a inspirarse, y lo consigue por lo que vive. Y fíjate en lo que he dicho "consigue inspirarse por lo que vive".

La vida te inspira, 

las experiencias te hacen sentir de una forma determinada y eso te hace crear.

Este tipo de películas reproducen escenas de inspiración mostrando ese aire especial que envuelve al escritor y que a mi tanto me atrae y, ya sé que son versiones típicas románticas ya, pero me hipnotizan esas músicas y el aire mágico que trasmiten. La esencia del que escribe y que se inspira en el sentir de una experiencia, algo que es totalmente diferente a crear textos ilustrativos o para un conocimiento determinado, se siente distinto, yo así lo vivo.

La escena de una película, esa música o alguna historia que te emociona..., inspiraciones salidas como por arte de magia.

Mira con los ojos del alma porque te hará ver la magia detrás de lo que parecía imposible de que así fuera.