Un pequeño extracto de la página 50 del libro: 
Ejemplo personal: Un día me consultan algo, yo permito y en consecuencia se toma una decisión determinada sin darme cuenta de que, en realidad, es algo injusta para mi, me he saltado algún derecho propio, no importa el asunto, el caso es que consigo tomar conciencia gracias a los comentarios que recibo sobre ello, pero en lugar de cabrearme y reaccionar por lo que me dicen, hago la siguiente reflexión:
Vale, ya lo he permitido, aunque todavía no se ha realizado la acción, así es que, pido "Justicia Divina" sobre lo que ahora veo como injusto para mi y antes no me di cuenta, pido lo correcto y perfecto para todos..., gracias, gracias, gracias.  
"Hágase tu voluntad y no la mía", pues la mía fue errada... ... ...

Resultado: eso que yo en principio permití no sucedió. Las cosas se quedaron como estaban, aunque la persona implicada si vivió una pequeña repercusión (¿qué intención o actitud tenemos cuando decidimos y actuamos...?)



-Yo Sí Puedo- 

Salió de mi a toda velocidad como pájaro que está deseando volar y lo construí en poco tiempo, según se mire... Es un libro para reflexionar y comprender ciertas cosas que tienen que ver con  nuestras creencias, condicionamientos, actitudes... Hay quienes dicen que es muy profundo, se me conoce personalmente con esa característica y algunas personas suelen decirme "qué profunda eres" :). Está basado en mi propia experiencia contando algunas cosillas personales, además de temas para comprender la mente y ciertos conocimientos como serían los de Ho'oponopono.

A veces la vida nos sorprende con cosas que no buscamos y, en verdad, ahí está la verdadera magia, dejar o permitir que  la vida nos sorprenda y yo he vivido cosas, algunas mágicas como adivinanzas desde mi cuerpo y que nunca busqué ni me lo hubiese imaginado que pudieran sucederme. Estas cosas ocurren cuando uno se centra en su interior, se conecta con su cuerpo y va liberándose de todo aquello que le ata mentalmente hablando. Todos tenemos capacidades..., sólo tenemos que creer en nosotros mismos y es un camino que se va construyendo durante toda nuestra vida.

Con respecto a la venta de mi libro, descubrí que no me gusta hacer presentaciones, a no ser que me lo soliciten, porque además no fluyen cuando me empeño en hacerlas. Aprendí que la mejor forma de permitir que las cosas sean no es que yo las inicie si la vida no me da pistas sino, más bien, responder a lo que me llegue  y dejar atrás todas mis expectativas de las que obtengo también buenos aprendizajes y, como no, me ha inspirado para crear textos sobre ellas. Pero bueno, depende de ustedes y de si está en mi camino que este libro se mueva de nuevo, yo no quiero forzar nada y respetar lo que tenga que ser, aunque si es verdad que intento obligar a la vida a que me encuentre. Mientras me limitaré a ser un ejemplo viviente de lo que predico.

Lo que cuento en el párrafo de la izquierda es sólo un pequeño ejemplo sobre la forma de entregar aquello que nos puede afectar y la divinidad (que es lo mismo que la vida, Universo, Dios..., como se quiera llamar) sabe perfectamente lo que hay en el corazón de cada uno de nosotros, siempre digo lo mismo. Yo sé lo que hay en mi corazón y mis intenciones si estoy consciente de ellas claro, pero del otro no puedo tener certeza así es que, ¿quien puede saberlo mejor que yo?... 

Y para comprender lo que sucedió es que yo "lo pedí", lo entregué porque me di cuenta y solté, me olvidé del resultado confiando en que la vida sabía mejor que yo lo que era correcto para todos, acepté lo que tuviera que ser y confíe, de eso se trata.

Puedes solicitármelo DIRECTAMENTE, sólo tienes que ponerte en contacto conmigo si vives en Sevilla capital o provincia. 

Si no es así, también puedes comprarlo online en plataformas como Amazon.