"Aunque he tirado este jarrón y se ha roto, porque iba muy rápido, siempre voy loquill@ jugando y no me doy cuenta, pero no pasa nada, yo me quiero y acepto lo que me ha pasado, soy un/@ niñ@ maravillos@ y voy a intentar observar más lo que hago o cómo lo hago y conseguir tener más cuidado la próxima vez. Gracias, gracias, gracias. "...

Hay un ser maravilloso que está pendiente de mí, creo que tenemos un acuerdo, aunque yo no lo recuerde. Dice que me calme, que todo está bien.