ESCRITORA

En mi libro editado "Yo Sí Puedo" explico algunas de mis superaciones basadas, principalmente, en el trabajo emocional y reflexivo. Pensamientos y creencias porque nuestro cuerpo también enferma con emociones atrapadas y soy mi primer testigo. Resumiento, Autoconocimiento.  

Dedico un capitulo completo a la famosa técnica ancestral llamada Ho'oponopono y el resto está interesante, reflexiones profundas que tienen que ver con la mente y algunos detalles de experiencias vividas. Encontrarás más detalles en el apartado "mi libro".

¡Hola!

¿Ya estás aquí? Eso significa que quieres saber sobre mí, así es que, te cuento en pocas palabras.

Una de las cosas que han cambiado es mi fotografía, he decidido dejar esa para mostrarme al natural porque quiero recibirte desde ese lugar en el que estoy cómodamente sentada para que veas que soy una persona como tú y todos los demás, que sólo soy alguien que busca ser mejor persona cada día. Pero, para ello, he caminado y sigo..., con el objetivo de evolucionar la versión actual de mi misma, si no es así, la vida no me habrá servido de nada y yo quiero enriquecerme e irme de este mundo (si es posible) como una viejecita sabia y coherente. Feliz y satisfecha por saber que he hecho lo mejor que he podido con lo que tenía al alcance en cada momento, empezando por el autoconocimiento y ayudándome del conocimiento adecuado. Es una forma de decir que sólo quiero ser yo misma y para eso tengo que desterrar todos mis autoengaños, resolver mis creencias limitantes, miedos, juicios...

Mi investigación empezó hace ya tiempo. Fue en el año 2009, a raíz de una baja médica por no conseguir adaptarme a un puesto de trabajo debido a mis características orgánicas por hipoglucemia reactiva y las sintomatologías por Fibromialgia reumática, que me hice esta pregunta ¿qué va a ser de mí? Y ahí empezó todo. Comencé a investigar para obtener respuestas más allá de la sociedad asentada en sus esquemas tradicionales o lo estipulado como normal o verdadero, necesitaba ir mucho más allá.

Por todo esto, he leído, estudiado (y sigo como aprendiz de la vida), además de todas mis prácticas..., con un sinfín de conferencias escuchadas por horas incontables sobre muchos y muy variados temas, pero mi filosofía y oraciones van de la mano de Ho'oponopono y la Justicia Divina, ahí está mi fuerte. Técnica ancestral para resolución de conflictos y conocida a nivel internacional, pero si no sabes de ella te invito a que busques información. Ahora, no significa que todo el mundo sepa entenderla bien y suelo toparme con preguntas al respecto o quienes no han entendido bien su significado y cómo practicarla correctamente. Para mí es muy fácil, pero he de reconocer que ya formaba parte de mi actitud interna y  ciertas capacidades espirituales.

Si quieres ver mi Blog anexo de empleabilidad haz click aquí 


¿Sabes que yo empecé a escribir de la nada? Tal y como lees. Fue en el año 2014 y jamás me hubiese imaginado que acabaría escribiendo artículos, reflexiones, inspiraciones (nunca me había planteado algo parecido, no era un sueño o deseo que yo tuviera), pero para llegar hasta lo que lees hoy, he pasado por distintos temas y diferentes formas de escribir, algunos que ni entendía de dónde salían (muchos de ellos ya no están en la web) y siempre decía (o casi siempre digo): es que en muchas ocasiones, no soy yo la que elige qué y cómo escribir. Es como si yo fuera un canal donde "algo" se está expresando a través de mi y, a veces, son mis propias memorias o las de mi árbol familiar. 

Es curioso, hay quienes quieren aprender a escribir, toman técnicas, herramientas, cursos..., porque es lo que desean, está muy bien ¿por qué no?...

Pero lo que viene del interior como una habilidad que desconocías surge sin necesidad de forzarlo, no se necesita aprender, aunque muy distinto es que haya que perfeccionar algunas cosas. A mí sólo me hizo falta una experiencia de cierta importancia y recordar el consejo de un amigo que fue: "exprésate, exprésate...", todo por este detalle: **recopilé un escrito donde contaba cosas que había superado por mi misma, sin ayuda de nadie, sólo a través de mi autoconocimiento y autogestión emocional con experiencias varias y lo leyeron dos personas. Una estudiante de periodismo de Madrid que quería encontrar un tema para escribir (pido disculpas por no recordar su nombre) y mi amigo Ángel Baña. Los dos me dijeron que me expresaba muy bien, que les gustó mucho cómo lo hacía y el consejo de mi amigo fue que utilizara esa capacidad**. Y, justo, con su retirada de atender públicamente, en un momento de su vida, yo me quedé bloqueada y lo único que me venía era su consejo: ¡exprésate! y así hice. ¿Por qué?, porque "no me quedaba otra" si quería salir de ese pequeño shock ya que esta persona me ayudaba a entender cosas de mis percepciones y poder mental o de atracción de sucesos. 

Y así fue como empecé, el 1 de Marzo del año 2014, abrí sin más la web (antes con formato gratuito y diferente) y empecé a escribir o, simplemente, comencé a expresarme. Desde entonces no he parado y te recomiendo que te aprendas esta frase si ves que a ti te sucede lo mismo, si sueles decir:

¡Es que no me queda otra! como señal de que ya es el momento. 


UN DETALLE MUY INTERESANTE EN MI APRENDIZAJE PERSONAL

Sonidos, tipo de voces, actitudes, gestos, miradas, ambientes..., todo puede afectar o molestar si no se siente bien y no se sabe entender lo que está sucediendo dentro de una persona con cierta sensibilidad. Sería interesante para muchos el poder entender lo que a algunas personas les pasa y que se pueden sentir como bichos raros, excesivamente sensibles comparados con otros, tal vez muy delicados, hasta incluso poder aparentar una actitud poco sociable, cuando no es así. Lo que marca la diferencia es el "cómo son sociables" (bajo qué ambientes, qué temas, qué personalidades, actitudes, situaciones...), sólo es la forma.

Y como todo, la sensibilidad tampoco es "casualidad". Siempre dije (después de tomar conciencia de esto) que si uno no tiene cierta sensibilidad no podría ver más allá, por lo tanto, ésta es por y para algo. La dificultad está en encontrar un equilibrio entre lo que no se soporta y lo que realmente es, la percepción más la autogestión de lo que nos hacen sentir (los maestros que conocemos lo consiguieron y se transformaron). Pero hay que tener algo muy claro y es que ni el mundo ni las personas tienen la culpa de que seamos más o menos sensibles, son características de la personalidad y que están para algo, o tienen una función determinada, nada más.

Podemos elegir superar todo eso ya que (pienso) no se trata de identificarse con las etiquetas por muy acertadas que sean, se trata de utilizarlas para entendernos y ver qué podemos hacer para sacarle el mayor partido a esa sensibilidad.

Alguien dijo: "Quien quiera ver que vea y quien quiera oír que oiga", pero es cierto que cada uno, siempre, está en su propio momento de evolución, aunque forme parte de un colectivo y ese ver u oír va a depender de ello. 

Si alguna vez han oído hablar de las personas PAS (personas de alta sensibilidad) podrán imaginarse lo que supone tener tanta sensibilidad (quien tenga esta característica ya lo sabrá...) y, a la vez, la capacidad (al menos de algunos) de ver más allá y que sólo sería un aspecto de todo lo sutil que capten. Ni que decir de lo que ello supone a la hora de poder aceptar e integrar aquello que cuesta tanto "tragar" porque sea una energía casi insoportable para este tipo de personas más sensibles, pero también más capacitadas para ciertas cosas. Yo no estoy segura de que forme parte de este rasgo (aunque en un test me salió que si y también es cierto que ya me indicaron personas de terapias determinadas -incluyendo psicología- mi gran capacidad de captar-sensibilidad y de ayuda), pero si no lo tengo, estoy al borde y esta información me ha llegado hace poco (principios del 2019) cuando me dio por preguntarle a la vida el por qué me tomaba algunas cosas tan a pecho. Por qué me afectan tan fácilmente ciertos detalles. Hay personas a las que les pasan desapercibidas ciertas cosas que tienen que ver con la educación, con la actitud, las miradas, las expresiones, la sutilidad de las cosas, más allá de..., etc. Los expertos saben que hay detrás de una actitud que tiene que ver con el "cómo" (cómo habla, cómo gesticula, cómo se coloca físicamente hablando, cómo mira...) y que algunas relativas a la actitud podrían interpretarse como algo incoherentes, a veces egoístas, tal vez brutas (por su forma poco delicada) porque no se cuestionan en ningún momento el impacto que están causando en los demás, son detalles que no ven ni lo han aprendido. Pero dice más de uno el cómo habla que lo que dice en sí. Detrás de ese "cómo" puede haber rabia, ira, cólera, egoísmo, engreimiento, prepotencia, tal vez complejo de inferioridad y que para la autoestima es lo mismo, sólo cambia la forma y son extremos (superioridad-inferioridad). Juicio, miedo (defensa como víctima o ataque como victimario)..., pero también puede haber comprensión, tolerancia, paz... Esto nos ocurre a todos alguna vez y a mi también me pasa, ya que soy persona antes que educada de alguna forma y que sólo es una actitud con valores determinados y hábitos establecidos de los que no siempre tomamos conciencia, todos nos equivocamos y todos estamos aprendiendo. Pero si es una constante el hablar, o actuar, como se quiera, cuando se quiera y donde se quiera sin tener en cuenta las circunstancias ni lo que provoca en los demás.., es señal de persona inconsciente, tal vez egoísta, tóxica o muy dañada interiormente, atrapada en sus sufrimientos. Y en esa forma de hablar, si le agregamos la manía que tenemos muchos de los humanos de querer dar nuestra opinión sin que nos la pidan (además de creer que tenemos razón) dando por hecho que al otro le va a interesar, cuando puede ser que no le interese en absoluto, podemos causar más daño que beneficio. Hay personas que no se cuestionan su actitud ante el mundo o ante los demás. Unos opinan demasiado y otros casi nada, pero ninguna de las dos opciones tienen por qué ser correctas, depende de muchos factores y les confieso que yo, en muchas ocasiones, escojo el silencio, dependiendo de si me quedo atrapada en lo que siento o si reacciono en lugar de responder perdiendo la capacidad de elegir y el silencio es una opción, es otra forma de responder a las experiencias, pero cuando pasas al modo automático estás controlado por tu mente y sus programas.

Si os diré que tendréis que elegir (entre lo que os llega en la vida) lo que más os conviene o sentís que necesitáis. Las personas, las situaciones, los lugares..., pero así nos pasa a todos y sobre los gustos siempre se ha dicho que no hay nada escrito ¿verdad? Pues elegir es respetar los gustos sin tener que dar explicaciones, simplemente algunos aparentaran ser algo raros o muy delicados (hacemos juicios con la mente) y otros forman parte de una mayoría, o un colectivo más común, haciendo creer a muchos que es lo normal. Pero siento decir que lo voy a contradecir ya que lo común no significa que sea normal, creencia equivocada e implantada por una sociedad llena de pautas para la homogenización (que no dejan de ser intereses de algo o de alguien) que podría albergar la intención de controlar (¿el mundo?) y así caemos como borregos de rebaño en algunas pautas sociales que buscan confundirnos, anularnos, entretenernos, controlarnos..., en lugar de despertarnos y respetarnos, pero lo hacen tan sutilmente que nos dejamos engañar. (Sólo dejo este pequeño comentario aquí ya que son temas mayores y no es mi objetivo dedicarme a ellos). 

He colaborado en EL LIBREPENSADOR Magazine de Cultura y Pensamiento, en TN RELACIONES. Una conferencia en Mindalia TV (que ya no está por ser retirado el Canal principal de Mindalia en Marzo del 2020) y un par de artículos en Mindalia Artículos indicados todos en el apartado de: