Ese dolor que nadie sabe ya que no voy contándolo por ahí y a más presuma de ser feliz, más dolor tendré porque no será más que el escudo de no querer mostrar al mundo que no soy perfecta y mi vida tampoco lo es, pero, aun así, amo todo lo que tengo y lo que soy.